plantas hierbas verdes naturales

A menudo la gente se sorprende cuando le digo la edad que tengo y me preguntan qué hago para mantenerme con tanta energía teniendo tres hijos, tres países, el trabajo y en fin, las cosas del día a día.

Mucho antes de que naciera mi hija empecé a interesarme por la cosmética natural porque sabía que los aditivos sintéticos tienen efectos secundarios que incluso a medio plazo pueden ser devastadores. En Alemania la variedad de lo que se conoce como cosmética natural es grande y así probé, comparé y para ser sincera hasta me miré los estudios sobres muchos componentes. Mi vena analítica y crítica, qué te voy a decir.

Con mi preciosa Carla lo tuve muy claro. En esa piel tan maravillosamente perfecta no iba a caer nada que fuera innecesario o dañino.  Fue entonces cuando por casualidad en una comida de trabajo una chica me preguntó si conocía la cosmética fresca. Natural, sí, pero fresca, ¿qué es eso?. Te podrás imaginar la ola de curiosidad que despertó en mí.

Resumiendo te diré que fue una revolución en mi vida encontrar una línea que no promocione con el “libre de esto”, “libre de lo otro” porque sencillamente RINGANA contiene cero aditivos de laboratorio y cuando digo cero, quiero decir ni siquiera conservantes. En vez de eso te beneficias del efecto de las sustancias que todavía están activas. Es fantástico saber que puedes utilizarlo todo sin preocuparte, sin tener que estar comprobando nada porque todo está certificado. Bueno, qué os voy a decir. Vivir tranquila y cuidarse como una reina mora.

Me enamoré de RINGANA. Es una empresa de cosmética fresca que está en Austria. Desde hace 24 años elaboran todo de manera sostenible y vegano, sin sustancias sintéticas y maltrato animal. Premiada y certificada internacionalmente.

Suplementos nutricionales veganos

Además de los productos para el cuidado de la piel, RINGANA también desarrolla suplementos nutricionales para los que nos gusta hacer deporte, para los que de vez en cuando tenemos alguna cosilla que mejorar, por ejemplo, reforzar las defensas, relajarnos o ayudar a las articulaciones a funcionar con más soltura. Ah sí, complementos nutricionales suena como muy artificial, podrás pensar ¿no? Te explico, lo que te tomas son extractos concentrados de plantas, semillas, aceites y bayas que por los estudios científicos se sabe tienen propiedades beneficiosas para el cuerpo. Y el efecto de los de RINGANA es mucho mayor porque la concentración de los mismos y la calidad está estandarizada – ya te contaré en otro momento qué es esto.

¿Cosmética fresca, eso qué es?

RINGANA prescinde de conservantes sintéticos y elabora sus productos varias veces al mes en ciclos de menos cantidad pero con más frecuencia. Por el ejemplo, el aceite dental se elabora hasta seis veces al mes. Con ello se garantiza que los tiempos de almacenamiento sean mínimos. A más tardar, en dos semanas, después de que todos los estrictos controles de calidad hayan pasado. Sólo entonces se pone en marcha la logística que les permite enviar diariamente más de 6.000 paquetes de frescor por toda Europa. Increíble. Lo que a ti te llega es, por tanto, un producto recién hecho, cuyas sustancias activas te cuidan y benefician con los efectos que necesitas.

Para que te hagas una idea,  un producto cosmético industrial convencional se produce una vez al año y debe por ello conservarse , ya que a menudo está en stock por mucho tiempo almacenado. Transporte, mayoristas, minoristas, almacenes, estanterías, etc. Lo que seguramente aún tienes en tu baño se elaboró hace mucho tiempo. En la mayor parte de los casos debe estar conservado mínimo para dos años.

Sin conservantes – ¿algo más?

Sí, mucho más. RINGANA te proporciona una cosmética en la que no encontrarás s ingredientes a base de aceites minerales, estabilizadores, emulsionantes de PEG, formaldehídos u otras sustancias nocivas para el medio ambiente y para tu cuerpo.

Lo mejor de todo es la concentración de antioxidantes que vas a encontrar en todos los productos. Son sustancias fundamentales que el cuerpo necesita para contrarrestar los efectos nocivos de la oxidación y que favorecen el envejecimiento de las células debilitando el cuerpo. Son muy delicados y para poder introducirlos en las cápsulas y las cremas se necesita el respaldo de la investigación y sistemas de producción realmente high-tech. Si no, los perdemos en el camino, no tienen efecto – aunque te pongan en la etiqueta que están ahí, como sucede muchas veces.

Una de las cosas que más me sorprendió de RINGANA al saber de todo lo que hay detrás es el precio. En el pasado como os decía utilicé muchas marcas y hasta de farmacia. Es una manera tácita de comercializar productos que no son terapéuticos en un marco que lo asocias con la salud. Pensaba que al menos allí iba a encontrar calidad. Lo que pago por algo recién hecho y de esa calidad no tiene ni punto de comparación con lo que compraba y lo que daba por otras. Cada céntimo que pagas por darte el lujo de vivir con RINGANA es una inversión en calidad de vida. Para mí y para mi familia.

¿Y tú que usas aún? Habla conmigo para saber sobre cómo cambiar y saber utilizar este otro tipo de productos. Te van a encantar. Estoy segura.

Diana