mar playa
cosmética fresca

El sol y la piel

Ya está. Ya llegó el sol y con él las quemaduras. Cuando veo pieles enrojecidas, quemadas por el sol y hasta ese cierto orgullo o alegría de verse así, no sé qué pensar, la verdad. Necesitamos el sol, sí, tiene muchísimas cosas buenas, ahora bien, recuerda que:

— cada vez que se nos pone la piel roja y nos quemamos, nos hemos perjudicado. La radiación descontrolada de UVA y UVB provocan cambios irreversibles y cáncer de piel. Nos guste o no, eso es lo que la ciencia dice

+ tomar el sol habitualmente no acarrea grandes problemas. Lo que de verdad es peligroso es que de repente te expongas a una intensiva radiación solar: demasiado tiempo expuesto y con poca frecuencia

— el factor de protección FPS50 no quiere decir que no te vayas a quemar ni que bloquee todos los UV. Tan sólo te dice que puedes estar 50 veces más al sol que sin protector hasta que te aparece una quemadura por el sol (se pone roja)

+ un protector de FPS20 bloquea un 95% de la radiación y uno de FPS50 un 98%. CONDICIÓN: 2gr por cm2 de piel. ¿Y eso cuánto es? Unas 6 cucharaditas o una pelota de golf para todo el cuerpo (adulto).

— si no utilizas la cantidad necesaria da igual que tu envase diga FPS50: acabarás comprando un protector de FPS50 pero tendrás sólo protección de 15  ó 10 ó incluso 5 😳

+ sé generoso con la crema, no merece la pena arriesgarse

— los rayos UV provocan las peores secuelas en niños y adolescentes porque es en esa edad cuando se establece el riesgo de padecer melanoma más tarde

+ protege siempre a los niños (también la cabeza) con suficiente cantidad de crema y limita las horas al sol

¿Eres de las que le gusta estar al sol y te proteges?

Diana

También puede gustarte...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *