cuenco verduras comida sana
nutrición

Mantén el equilibrio….. de ácidos y bases

Supongo que habrás oído hablar a menudo sobre el nivel básico y alcalino del cuerpo, que si te cambia, que si el pH del cuerpo hay que equilibrarlo. Además sabemos que la piel también tiene un pH “ideal” y las cremas u otros productos que usamos nos ayudan a mantener ese pH idóneo.

¿Pero qué es exactamente eso del pH? ¿es lo mismo en la piel o en el cuerpo?

No, no es lo mismo pero hoy te voy a hablar del pH que es idóneo en el cuerpo. Lo cierto es que los alimentos al digerirlos y metabolizarlos se descomponen en elementos que muchas veces generan más ácido, mientras que otros alimentos generan más cantidad de bases. Esto no tiene que ver cómo te sepa en la boca sino qué sustancias extrae el cuerpo de tales alimentos. El ejemplo más claro es de los limones o las naranjas: son ácidos de sabor pero tras la digestión nos regalan muchos minerales que tienen un efecto alcalino en el cuerpo.

De igual manera se sabe que de las proteínas animales como ese escalope que a veces te comes, las salchichas o el queso parmesano se produce mucho ácido sulfúrico al metabolizarlos.

  • Las frutas y verduras generalmente se consideran alimentos básicos, la carne, el pescado, huevos, quesos y alimentos con fosfato están en el grupo de los ácidos.

La pregunta es ¿realmente daña la salud tanto ácido? A ver, en la sangre debe mantenerse el pH de 7.4 para que funcionemos bien. El cuerpo tiene sus mecanismos para deshacerse de un exceso de ácidos a través de los pulmones, la orina y el intestino pero todo tiene sus límites. Y con un par de cosillas que tengas en cuenta a la hora de preparar tus comidas vas a ayudar mucho:

Lo recomendable es comer día a día con cuidado de no pasarse con los productos de origen animal, las fritangas, los pasteles industriales, etc. y alegrarse la vida con muchas verduras y frutas, hierbas frescas, aceites como el de oliva, semillas y frutos secos.

A veces incluso el ritmo de vida que llevamos no nos facilita tomar todo lo que necesitamos. Yo, la primera. Por eso me doy mi porción de minerales extraídos de la espirulina, acerola, perejil clorela, etc… que no puedo integrar siempre cuando cocino.

¿Y tú cómo te mantienes en equilibrio? ¿Te has parado a medir cuánto comes de alimentos ácidos y cuántos básicos? Me alegrará saber qué tal te va.

Diana

También puede gustarte...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *